Introducción a la Contaminación por Mercurio para las ONG . Fuentes intencionales: el mercurio en los productos

   

Introducción a la Contaminación por Mercurio para las ONG
7. Fuentes intencionales: el mercurio en los productos
Numerosos productos corrientes contienen mercurio o compuestos de mercurio. Durante la fabricación de estos productos, es frecuente que se libere mercurio en el aire (tanto dentro como fuera del lugar de trabajo) y también se libera a menudo como contaminante de los flujos de residuos sólidos y líquidos. Durante su uso corriente, los productos que contienen mercurio con frecuencia se rompen o bien liberan de alguna otra forma su contenido de mercurio en el medio ambiente. Y luego, al término de su vida útil, únicamente una fracción de todos los productos que contienen mercurio llega hasta los recicladores que se encargan de recuperar su contenido de mercurio. Frecuentemente los productos que se encuentran al término de su ciclo de vida van a parar a incineradores, a rellenos sanitarios o a vertederos. Dependiendo de las medidas de control de la contaminación del aire que se utilicen, los incineradores pueden liberar rápidamente en el aire el contenido de mercurio de estos productos fuera de uso. Los rellenos sanitarios y los vertederos liberan también en el aire gran parte del contenido de mercurio de estos productos, pero tienden a hacerlos más lentamente. De una u otra forma, gran parte del contenido de mercurio de los productos encuentra eventualmente la vía para entrar en el medio ambiente.
7.1 El mercurio de los instrumentos médicos
En hospitales y centros de atención de salud se han usado durante muchísimo tiempo instrumentos que contienen mercurio. Entre ellos están los termómetros para medir la fiebre, los instrumentos para medir la presión sanguínea (esfigmomanómetros) y los dilatadores esofágicos. Cuanto  estos instrumentos se rompen, el mercurio que contienen puede vaporizarse y exponer a los trabajadores de la salud y a los pacientes.
El mercurio que escapa a causa de estas rupturas puede contaminar el área inmediata al derrame y también las descargas de aguas residuales del establecimiento. La ruptura de estos equipos es algo común. Los hospitales que usan termómetros de mercurio para medir la fiebre informan frecuentemente que reemplazan múltiples termómetros al año por cada cama hospitalaria. Una encuesta reportó que en un hospital de 250 camas, en un solo año se rompieron 4.700 termómetros de mercurio para medir la fiebre.108
Cada termómetro de mercurio para medir la fiebre contiene entre 0,5 g y 3 g de mercurio,109 mientras que un instrumento de mercurio para medir la presión sanguínea contiene por lo general entre 100 g y 200 g de mercurio.110 Un dilatador esofágico es un tubo largo y flexible que se desliza por la garganta de un paciente hacia el esófago, para ciertos procedimientos médicos. Aunque no son tan comunes como los termómetros para medir la fiebre y los instrumentos para medir la presión sanguínea, cada dilatador puede contener hasta un kilo de mercurio.111
Muchos países ya cuentan con una amplia disponibilidad de alternativas buenas y a precios asequibles para los termómetros para medir la fiebre, los instrumentos para medir la presión sanguínea y los dilatadores esofágicos y se están haciendo esfuerzos para eliminar gradualmente los instrumentos para el cuidado de la salud que contienen mercurio. La red internacional de Salud sin Daño (SSD ó HCWH por su sigla en inglés) es una ONG que tiene un rol destacado en muchos de estos esfuerzos.112 Junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), SSD encabeza una iniciativa mundial para conseguir la eliminación virtual de los termómetros y esfigmomanómetros a base de mercurio y sustituirlos por alternativas de precisión y económicamente viables hacia el año 2020. Esta iniciativa mantiene un sitio web conjunto OMS/SSD y es un componente reconocido del programa del PNUMA denominado Asociación Mundial sobre el Mercurio.113
Fuente: Introducción a la Contaminación por Mercurio para las ONG
Por Jack Weinberg
Asesor Experto en Política Pública
Red Internacional de Eliminación de los Contaminantes

Orgánicos Persistentes (IPEN)
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contaminación con mercurio: Efectos neurológicos

El mercurio en los medicamentos tradicionales