El Reciclaje -La criba tambor sirve para separar


El Reciclaje
Oportunidades Para Reducir la Generación de los
Desechos Sólidos y Reintegrar Materiales
Recuperables en el Círculo Económico
3.3.2. Unidad 2: Criba Tambor
La criba tambor sirve para separar los materiales reciclables de los materiales biodegradables. El principio de esta separación mecánica es muy sencillo. Los materiales reciclables tienen generalmente dimensiones más elevadas que los materiales biodegradables. Con la rotación de la criba tambor, se homogeneiza el material; los desechos pequeños caen afuera por las aperturas de la criba, y los desechos gruesos se quedan dentro de la criba. Caen también los desechos no biodegradables de pequeño tamaño que son generalmente no recuperables (tapas de botellas, papel higiénico usado, pañales desechables etc.).
3.3.2.1. Dimensionamiento de la Criba Tambor
El tamaño óptimo de las aperturas de la criba es él que permite una separación máxima de los materiales reciclables de los materiales no reciclables. Este tamaño es dependiente de muchos factores:
- Costumbres locales de consumo alimenticio (lugares con alto consumo de plátano tienen otra distribución de tamaños de partículas que lugares con alto consumo de té o café).
- Criterios del municipio en cuestión (si se intenta utilizar la criba tambor para separar tanto desechos reciclables como biodegradables)
- Mercado local de los productos reciclables
Por eso, se recomienda hacer un análisis detallado de las diferentes fracciones de basura para determinar el tamaño óptimo de las aperturas de la criba. Este análisis se hace manualmente, con tamices manuales con aperturas de diferentes tamaños.
Diseño y Construcción de la Criba Tambor
El suministro de la criba tambor desde la tolva recibidora se puede realizar de diferentes maneras.
Si la topografía lo permite, siempre se debe preferir la transferencia de los materiales por gravedad en una pendiente natural, es decir, la tolva de recepción se debe ubicar arriba de la criba tambor, para dejar caer los desechos hacia la criba por una tolva inclinada. Este método economiza costos de inversión y de operación, además es mejor desde el punto de eficiencia energética. Si el terreno de la planta de reciclaje es plano, el suministro se debe realizar mediante una banda giratoria que levanta los desechos desde la tolva recibidora hacia la criba. Es importante que los desechos no se caigan de la banda giratoria. Para eso, se recomienda hacer paredes elevadas de unos 10 – 20 cm al lado de la banda, además unas pantallas metálicas verticales sobre la banda que sirven para retener los desechos sobre la banda. El material de la banda giratoria debe ser muy robusto para no dañarse con el impacto abrasivo y químico que hace la basura. La banda se puede construir de plástico resistente (PEHD), de planchas de hierro galvanizado o tool negro. Al no poseer estos materiales, o si esta construcción sale muy cara, es posible construirla con caucho grueso. Este material aguanta menos pero es mucho más barato y se puede renovar cada 2 años.
La criba tambor se puede fabricar de hierro galvanizado o de tool negro. Una construcción con acero inoxidable aguanta más pero no se recomienda debido a su costo elevado. El interior y las aperturas de la criba tienen que ser resistentes contra la basura, que es un material sumamente abrasivo y químicamente agresivo.
Se recomienda colocar dientes o pantallas metálicas dentro de la criba. Estas tienen dos funciones importantes: Levantan los desechos para dejarles caer de una cierta altura, y con eso contribuyen a la homogeneización. Además abren huecos en las fundas de plástico, lo que permite que su contenido caiga afuera por las aperturas de la criba.
La criba tambor obtiene la propulsión de un motor eléctrico o motor de combustible. Se recomienda un motor que la haga girar mediante ruedas dentadas o de fricción fuera de la criba. Si se utiliza una propulsión con eje interior, se impide el movimiento de la basura. También la carga y descarga del material serían más difíciles. Es importante que las ruedas se ubiquen con un ángulo de 45° (medido desde el centro de la rueda hacia el centro de la criba) para asegurar una óptima transferencia de la fuerza del motor y estabilidad estática de la criba.
Es importante que sean bien protegidos los rodamientos a bolas contra la penetración de polvo y trozos pequeños de basura.
La criba se puede poner sobre una estructura metálica o una estructura de hormigón armado. En todos los casos, es muy importante que esta estructura aguante al peso de la criba y a la carga cinética que resulta del arranque y del movimiento asimétrico (siempre hay más carga en la dirección hacia la cual gira; además hay golpes de la caída de los desechos).
Para coger los materiales biodegradables que se precipitan afuera de la criba, se recomienda
construir una pared inclinada. La pared se pone a los dos lados de la criba (ver: Dibujo 15, Detalle
) y debe tener una inclinación de 60° o más, para que puedan caer los materiales por gravedad natural. La pared inclinada hace resbalar los materiales abajo, en una tolva, un carrito manual u otro dispositivo destinado a recoger los desechos no reciclables.
La pared inclinada se puede construir de plástico, hierro galvanizado/ protegido o hormigón. Es importante que sea resistente al impacto mecánico que hacen los trozos precipitados afuera de la criba y también al impacto químico que es típico para ese tipo de material.
La conexión entre la criba tambor y la tolva se hace por un vertedor inclinado de al menos 60° El material preferible para ese vertedor será el hierro galvanizado o acero inoxidable.
Fuente: El Reciclaje
Oportunidades Para Reducir la Generación de los
Desechos Sólidos y Reintegrar Materiales
Recuperables en el Círculo Económico
Eva Röben
Municipio de Loja/ DED (Servicio Alemán de Cooperación Social-Técnica)
Loja, 2003
DED Ecuador Ilustre Municipalidad de Loja

02-22 29 319 07- 570 407
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

GLOSARIO DE SALUD AMBIENTAL EN ESPAÑOL - Ácido nítrico / Nitric acid