Los Humedales de la Sabana de Bogotá : Área Importante para la Conservación de las Aves de Colombia y el Mundo



Los Humedales de la Sabana de Bogotá : Área Importante para la Conservación de las
Aves de Colombia y el Mundo
Historia y formación de los humedales
Hace aproximadamente 60.000 años toda la Sabana de Bogotá (incluyendo la ciudad de
Bogotá y los municipios cercanos como Soacha, Funza, Mosquera, Madrid, Cota, Chía,
Cajicá), estuvo cubierta por el gran Lago de Humboldt y la vegetación que predominaba alrededor era típica de un páramo (Fjeldsa, 1.985; Van der Hammen, 1998).
A medida que pasaban los años, el clima se hizo más cálido y el fondo del lago empezó a levantarse, hasta que hace 30.000 años las aguas del lago se canalizaron a través del Río Bogotá, hacia el Salto del Tequendama. De esta forma, el gran lago se secó parcialmente separándose en varios cuerpos de agua (humedales) más pequeños que se fueron rodeando de plantas propias de bosques andinos y fueron ocupados por una gran diversidad de fauna como ranas, salamandras, lagartijas, culebras, venados, curíes, conejos, nutrias, chuchas, zorros, comadrejas, y más de cien especies de aves.
Este panorama que perduró durante miles de años, empezó a ser transformado por los
Muiscas quienes además de construir sus viviendas, pescar, cazar animales y cultivar las tierras, consideraban sagrados los humedales, las quebradas y demás cuerpos de agua. Ellos construyeron camellones (terrazas) al interior de los humedales para hacer un manejo adecuado del agua para sus cultivos y practicaban la cría de peces y cangrejos. Sin embargo, cuando llegaron los españoles, la relación armónica ser humano – naturaleza se perdió y comienzan los procesos degradativos. (van der Hammen 2003)
Durante el Siglo XIX en sus alrededores, se construyeron grandes haciendas aprovechando estos lugares para pescar, cazar, cortar leña y hacer múltiples actividades recreativas con botes y caballos. Así mismo, se comienzan a construir canales de drenaje para desecar estos ecosistemas, ganando terreno para realizar sus prácticas de ganadería y agricultura. En el Siglo XX y a medida que la ciudad fue creciendo, los humedales fueron rellenados y desecados para construir barrios, calles y avenidas, hasta que las 50.000 hectáreas de humedales que existían en Bogotá en 1950 (Renjifo 1992), quedan reducidas hoy en día a unas 500 hectáreas. (Conservación Internacional 2000 op. cit. Calvachi 2003)
En la década de los 80s, personas de la sociedad civil inician un trabajo arduo en pro de la protección, recuperación de estos ecosistemas e intentan parar el desenfrenado afán de “aprovechar” estas tierras para otros usos que van en contravía de la conservación y de la vida misma. La defensa de los humedales como espacios para la biodiversidad y ecosistemas de importancia para la ciudad por sus funciones, valores y atributos, se convirtió en el objetivo común por el cual, a mediados de los 90, se diera lugar a que se congregarán personas, grupos y organizaciones locales (nodos) en la denominada Red de Humedales de la Sabana de Bogotá.
En torno a cada uno de los humedales, se consolidaron nodos que han desarrollado una gran cantidad de actividades, con diferentes grados de elaboración, referidos en forma general, a un ejercicio permanente de aprendizaje social y control ciudadano en función del uso racional de los humedales como Áreas Naturales Protegidas. Adicionalmente, están realizando investigación aplicada cuyo objetivo es aprender, identificar, conocer las necesidades básicas y sus interrelaciones para así poder garantizar su supervivencia.
De esta manera, se conformó una red social de práctica que no depende de un líder central y en ese sentido no existen relaciones jerárquicas; sino que según la acción o acciones necesarias para cumplir el propósito común en un momento dado, el nodo que tenga la mejor disposición o habilidad para comandarla, como en el caso de las bandadas de aves, asume el rol respectivo. (Galindo, Z. 2004)
Recuento de especies de aves de humedales de la Sabana de Bogotá
Entre el total de especies de aves registradas para los humedales, de acuerdo con la compilación realizada, algunas corresponden a especies no representativas de los ecosistemas acuáticos de la Sabana de Bogotá, incluyendo las de mayor abundancia; otras, corresponden a registros esporádicos u ocasionales; algunas son especies migratorias, y las restantes, son especies de aves acuáticas propias de estos ecosistemas o especies que dependen directamente del humedal para su supervivencia
Fuente: Martha Esperanza Andrade L.
Miembro de la Red de Humedales de la sabana de Bogotá – Nodo Jaboque.
Adessa_ong@hotmail.com; marthaecol@gmail.com
Henry Benitez – Castañeda.
Miembro de la Junta Directiva de la Asociación Bogotana de Ornitología –ABO- 2004 – 2005
hedabezcas@yahoo.com
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

GLOSARIO DE SALUD AMBIENTAL EN ESPAÑOL - Ácido nítrico / Nitric acid