CAMBIO CLIMÁTICO: FUTURO NEGRO PARA LOS PÁRAMOS


  

CAMBIO CLIMÁTICO:
FUTURO NEGRO PARA LOS PÁRAMOS

Tanto las condiciones de los suelos de páramos (alta susceptibilidad al deterioro, fuerte acidez, temperatura edáfica baja, pedregosidad, muy alta retención de humedad, escaso desarrollo genético, evolución muy lenta), como las del ambiente exterior (relieve muy quebrado a escarpado en amplios sectores, procesos erosivos, vientos fuertes, temperaturas inferiores a 10ºC, días muy fríos, heladas frecuentes, lloviznas periódicas, alta nubosidad, niebla densa y poca luminosidad) indican que la mayor parte de las tierras de los páramos no tienen vocación agropecuaria
(Cortés, 1994).
Teniendo en cuenta las características de este ecosistema, podemos afirmar que transformar el páramos para introducir actividades productivas no es una opción que genere un alto beneficio individual frente a un alto perjuicio colectivo. Se deben generar, entonces, incentivos para que el beneficio colectivo sea más importante que el beneficio individual.
Cuidar el páramo es responsabilidad global por su acumulación milenaria de carbono en suelos y turberas. Otras propiedades de los páramos, como la importante regulación hídrica que ejercen están documentadas; si se los preserva como reguladores hídricos, también se está resguardando su estructura retenedora: la vegetación, la materia orgánica y los compuestos húmicos, de los que alrededor de la mitad son carbono. Sin embargo, esto no puede servir de argumento en contra de la conservación de los ecosistemas de páramo en el contexto del cambio climático.
Los incentivos para proteger estos ecosistemas como reguladores hídricos deben ser típicamente domésticos porque su pérdida afectaría a ciudades y poblaciones puntuales dentro de los países que los albergan, pero el incentivo para conservarlos como retenedores de carbono, debe ser internacional, dado que la liberación de su contenido a la atmósfera afectaría el sistema global (Garcia op cit). Es absolutamente necesaria la adopción de incentivos para que el beneficio colectivo sea más importante que el beneficio individual.
En algunas regiones no es suficiente con los incentivos para el agua (si los páramos no están protegidos o no surten con agua a una población), por lo que debería existir otro tipo de estímulo que los abarque en una forma más general. Los incentivos a la conservación a través de la mitigación o adaptación al cambio climático podrían desempeñar esta función.
Como se ha documentado, este es un ecosistema muy complejo en términos de sus ciclos biogeoquímicos.
Un solo criterio para conservarlos teniendo en cuenta la falta de conocimiento de
los mismos es el Principio de Precaución5. El páramo con un porcentaje de cobertura tan bajo en el territorio continental colombiano, puede funcionar como un gran retenedor de carbono.
Por su parte, si se piensa en crear los mecanismos para conservar el páramo se debe tener en cuenta que esos mecanismos deben generar ingresos que al menos se igualen al costo de oportunidad de quienes transforman estos ecosistemas. Es decir, si los mecanismos de mitigación del cambio climático por deforestación evitada (conocido como mecanismo REDD) sirviera para conservar el páramo, éste debería generarles a los agricultores que cultivan en él, al menos el valor de las ganancias por cosecha de papa o a los ganaderos el costo de oportunidad de pastorear ganado.
Por su parte, también es importante que se consideren estos tipos de ecosistemas dentro de los mecanismos o instrumentos sobre adaptación al cambio climático en el acuerdo que se llevará a cabo en Copenhague. Sin duda, uno de los conceptos que mejor podría reflejar la conservación de estos ecosistemas a la luz del cambio climático y poder obtener recursos para su conservación en el marco de adaptación, es el concepto de adaptación basada en ecosistemas6.
---------------------------------------------------------------------------------------------
5 | Consagrado en la Ley 99 de 1993 en Colombia y establece que “la falta de certeza científica absoluta no deberá usarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces para impedir la degradación del medio ambiente”.
6 | De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza - UICN, la Adaptación Basada en los Ecosistemas (EbA por sus siglas en inglés) identifica e implementa una gama de estrategias para el manejo, conservación
y restauración de los ecosistemas para asegurar que éstos continúen prestando los servicios que permiten a las personas adaptarse a los impactos del cambio climático. Como un componente de estrategias de adaptación y desarrollo, la adaptación
basada en los ecosistemas tiene como meta aumentar la resistencia y reducir la vulnerabilidad de los ecosistemas y las personas ante el cambio climático.
---------------------------------------------------------------------------------------------
Fuente: CAMBIO CLIMÁTICO:
FUTURO NEGRO PARA LOS PÁRAMOS
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

GLOSARIO DE SALUD AMBIENTAL EN ESPAÑOL - Ácido nítrico / Nitric acid