La contaminación acuática



La contaminación acuática
Ahora, la contaminación del agua resulta, sobre todo, del depósito de desechos por los
seres humanos en los arroyos, ríos, lagos, mares y océanos, de manera directa o indirecta.
De hecho, los ríos han servido de cloacas para las sociedades humanas desde la
antigüedad. Desechos fecales y aguas servidas han sido vertidas hacia los ríos por miles y miles de años, incrementando la cantidad de bacterias coliformes que alteran la calidad del agua, causando así enfermedades en los seres humanos cuenca abajo. Aunque los ríos sí tienen cierta capacidad de depurarse solos, por llevar los desechos hacia los mares donde las concentraciones de las partículas contaminantes se diluyen,
desafortunadamente no todos los desechos resultan degradables y continúan en el
ambiente por siglos. Esto es el caso de ciertos tipos de plástico, metales pesados, muchos plaguicidas, y varios detergentes.
Durante los últimos cien años, la cantidad de desechos que los humanos han volcado en
las aguas fluviales ha sobrepasado la capacidad de carga y autolimpieza, causando daños y pérdidas en la biodiversidad y otros recursos naturales. Los peces que se alimentan en estos ríos se contaminan y pueden morir. A su vez, el ser humano se intoxica al comer estos peces contaminados (inclusive con plomo), con todas sus consecuencias para su bienestar.
Además, los ríos y lagos pueden perder su capacidad de mantener una rica flora y fauna
por la pérdida de oxígeno a raíz de la gran producción de bacterias y algas. Esto se
produce cuando hay una gran abundancia de desechos orgánicos que son degradados por estos microorganismos. Este proceso se conoce como la eutroficación de las aguas y
resulta en un empobrecimiento de la biodiversidad. Ocurre mucho en los lagos y lagunas de las zonas templadas industriales y agropecuarias de Europa y Norteamérica, donde se acumulan desechos orgánicos que rompen el equilibro de los ecosistemas en general, y las redes alimenticias en particular. Es en éstas aguas plantas y peces desaparecen por falta de oxígeno, necesario para mantenerse con vida. El resultado final son aguas continentales muertas, sin vida, que sirven de cloaca para la humanidad.
La contaminación de los recursos dulceacuícolas es una de las mayores amenazas para el abastecimiento de agua potable en las grandes urbes. Para que pueda ser usada para fines alimenticios, el agua debe estar totalmente limpia, incolora e inodora, sin microbios que puedan causar enfermedades. Es clave que los arroyos, los ríos, las lagunas y los lagos se mantengan limpios, sobre todo porque la purificación artificial de los mismos para asegurarse que el agua sea potable, es sumamente cara. Al dejar que la naturaleza misma depure las aguas en armonía con el ambiente, se puede reducir, de manera drástica, las grandes inversiones financieras en costosas plantas de purificación de agua, sabiendo que el agua pura es un recurso renovable.
En la República Dominicana, la contaminación del agua ya está afectando a muchos
lugares. El Rió Osama resulta ser uno de los más contaminados en el país, ya que a sus
orillas se encuentran ubicadas numerosas industrias y muchas viviendas. Igualmente, la
ciudad de Santo Domingo ya está sufriendo de una contaminación muy grave que
amenaza al ambiente y a los hogares en la ciudad capitalina. Uno de los principales
problemas es la falta de sistemas de drenaje sanitario. Un reciente estudio reporta que
esta falta causa que las descargas empresariales y residenciales vayan a parar al subsuelo en más de un 70%. Además, se informa que gran parte de la ciudadanía ha conectado sus sistemas sanitarios al drenaje pluvial, lo que crea una situación aún más compleja.
Muchas industrias como los talleres de motores y carros, a su vez, tienen sus sistemas de desagües industriales conectados al sistema sanitario, indica un estudio de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARENA). Generalmente depositan los aceites en el subsuelo sin criterio técnico, contaminando los sistemas de aguas fluviales y subterráneas.
Otro estudio informa que los ríos Jimenoa, Las Palmas y sus afluentes ya se encuentran
muy contaminados. Sin escrupulos, diferentes tipos de plásticos, desechos, y veneno para matar peces, son tirados a estos ríos. Además, más de 150 viviendas arrojan sus desechos cloacales a estos ríos. Como resultado indirecto, la actividad inmobiliaria de Constanza se ve perjudicada. Afortunadamente, la fundación Amigos Verdes, en conjunto con juntas de vecinos, escuelas, liceos, la iglesia y otros grupos sociales ha llevado a cabo una semana de alfabetización ecológica para los niños y jóvenes en las comunidades afectadas, sacando basura de los ríos. De esta manera pudieron despertar la conciencia acerca de la responsabilidad de cada uno en mantener el ambiente limpio.
Los mares no se escapan de la contaminación por el hombre. Plantas, animales y
microorganismos costeros y marinos se han visto afectados por sustancias o energías que ingresan al ámbito marino. En primer lugar, los ríos contaminados que desembocan en los mares y océanos traen desechos orgánicos e inorgánicos que afectan los manglares, los manatíes, los arrecifes de coral, los peces, las tortugas marinas, los delfines y las ballenas, ocasionando grandes consecuencias para sus poblaciones. Las intoxicaciones de estas y otras especies, a su vez, afecta la salud de los ecosistemas, y por último, la producción pesquera de poblaciones costeras dependientes de la pesca para sus ingresos diarios.
La contaminación de los mares también es provocada por los barcos, sobre todo por los
buques petroleros que a veces se accidentan en alta mar, contaminando grandes
superficies del mar con crudos petrolíferos. Un caso particular es el del buque Exxon
Valdez que con una carga de 11 millones de galones de crudo, derramó en Alaska en
1989, 37 mil toneladas de hidrocarburo que se expandieron sobre más de 2,000
kilómetros de costa – la llamada ‘marea negra’ –, matando así a miles de aves y otras
especies costero-marinas. Este desastre ecológico que fue cubierto por la prensa
internacional, creó una gran conciencia entre el público a nivel mundial, lo que condujo a la aprobación de una nueva legislación medioambiental en los Estados Unidos.
Fuente: Kappelle, M. 2009. "Contaminación." En: Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE)/Global Foundation for Democracy and Development (GFDD). Diccionario Enciclopédico Dominicano de Medio Ambiente. Disponible en línea en: http://www.dominicanaonline.org/DiccionarioMedioAmbiente/es/cpo_contaminacion_bis.asp 
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

GLOSARIO DE SALUD AMBIENTAL EN ESPAÑOL - Ácido nítrico / Nitric acid