Cambio Climático 4.6. Repercución sobre las ciudades



Cambio Climático
4.6. Repercución sobre las ciudades
Las inundaciones provocan perturbaciones sociales y económicas.
Este problema se podría ver agravado por el aumento en la frecuencia
e intensidad de eventos climáticos extremos, como tormentas,
huracanes y tornados. Este será un problema más grave en aquellas
ciudades carentes de un sistema eficiente de infraestructura de
saneamiento y sin una adecuada gestión del agua.
También provocarán efectos sobre la vida de las ciudades las olas
de calor, aumentando el efecto de burbuja urbana, que produce
diferencias de temperatura de hasta cinco grados, entre las ciudades
y las zonas que las rodean.
Otros impactos derivados del aumento de las precipitaciones y del
nivel del mar podrían ser los desprendimientos y deslizamientos de
tierras, lo que aumentaría la vulnerabilidad y la exposición al riesgo
de aquellas poblaciones ubicadas en laderas de las montañas o en
valles de drenaje de ríos.
El aumento de la temperatura implicaría también una modificación en
la demanda de energía, ya que al tener inviernos más suaves se
espera que la demanda de energía para calefacción disminuya, pero
con veranos más cálidos, será mayor el uso de ventiladores y
acondicionadores de aire, con lo cual aumentaría la necesidad de
energía para refrigeración. Estas variaciones podrían ser
compensadas con un uso eficiente y racional de la energía, y una
infraestructura moderna con una participación creciente de tecnologías
de menores niveles de emisión de gases de efecto invernadero.
Las ciudades también podrían enfrentarse a otros impactos debido
al cambio climático. Por ejemplo, las actividades de la región en que
se insertan, que las abastecen de productos y servicios diversos y
que en algunos casos sustentan su economía, podrían ser afectadas.
4.7. Salud
El cambio climático provocará dos tipos de impactos sobre la salud:
directos e indirectos. El alcance de estos impactos dependerá del
tamaño, de la densidad y del estado sanitario de las comunidades.
Es claro que la pobreza y la presión demográfica, que suelen estar
acompañadas por sistemas sanitarios e infraestructura de salud
inadecuados, constituirán limitantes para la capacidad de adaptación
a los cambios.
Los impactos directos estarán relacionados con los eventos
meteorológicos extremos (por ejemplo: tormentas e inundaciones o,
en el otro extremo, sequías), como así también con las olas de calor o
frío más fuertes y prolongadas. Estos efectos se verían agravados
por la presencia de niveles de humedad superiores a los actuales,
vientos menos potentes y una radiación solar ultravioleta más fuerte.
Se espera un incremento de muertes por efecto del calor (afectando
en mayor medida a ancianos y niños) y disminución de aquellas
relacionadas con las bajas temperaturas.
Los impactos indirectos estarán relacionados por un lado con la
expansión del área de incidencia de los vectores de transmisión de
enfermedades (hacia los polos y hacia mayores alturas), debido a
las mayores temperaturas resultantes del calentamiento global y,
por otro, con los cambios en los ciclos hidrológicos, que a través de
inundaciones o de escasez de agua faciliten la aparición de
enfermedades relacionadas con el uso y la disponibilidad de agua
apta para el consumo humano, como el cólera o la diarrea.
Las enfermedades típicas en las regiones tropicales y subtropicales
de América Latina y de otras partes del mundo encontrarán un clima
más propicio para su expansión. Por ejemplo, las aguas más cálidas
permitirán la transmisión de agentes infecciosos diversos, ya sean
virus, bacterias o protozoos, que pueden vivir por periodos de
tiempo prolongados hasta encontrar un huésped en el cual instalarse.
El cambio climático producirá también cambios en las condiciones
marítimas, por lo que se espera que haya una mayor presencia de
biotoxinas perjudiciales que pueden llegar al hombre a través de
pescados y moluscos, como algunas comunes hoy en áreas
tropicales, que podrían extenderse hacia aguas actualmente más
frías. Las algas productoras de toxinas también podrían aumentar
su población, lo cual traería problemas no sólo a la salud de quienes
se alimentan de pescados y mariscos que pudieran estar
contaminados, sino también problemas económicos.
Son varias las enfermedades cuya expansión se verá favorecida.
Se destacan entre ellas las transmitidas por insectos, como la malaria
y el dengue, cuyos vectores son mosquitos, que se verán
favorecidos por las posibles nuevas condiciones de humedad y
calor. También es posible que enfermedades típicas de estaciones
cálidas se presenten durante las épocas más frías, aunque también
se espera que otras relacionadas con las temporadas frías
disminuyan su área de influencia.
--------------------------------------------------------------------------------
3 En especial aquellos ubicados en los océanos Atlántico y Pacífico, como también en los del Caribe.
------------------------------------------------------------------------------------
Fuente: Cambio Climático
Proyecto Ciudadanía Ambiental Global
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
Oficina Regional para América Latina y el Caribe (PNUMA/ORPALC)
Boulevard de los Virreyes 155, Colonia Lomas de Virreyes
11000, México D.F., México
Tel.: (52) 55-5202-4841
Fax:(52) 55-5202-0950
Correo Electrónico: ciudadania@pnuma.org
http://www.pnuma.org
http://www.pnuma.org/ciudadania/index.php
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contaminación con mercurio: Efectos neurológicos

El mercurio en los medicamentos tradicionales