Juan Daniel Perrotta APUNTES SOBRE ECOLOGÍA HUMANA Y URBANA CAP. 4 --- LA DEUDA- SEGURO DE VIDA DEL NORTE,



Juan Daniel Perrotta APUNTES SOBRE ECOLOGÍA HUMANA Y URBANA
 CAP. 4 --- LA DEUDA, SEGURO DE VIDA DEL NORTE El origen del endeudamiento de los países del Tercer Mundo debemos buscarlo en el reciclaje de petrodólares de la década del '70. Durante más de veinte años, siete compañías petroleras -conocidas como el cartel de las Siete Hermanas- controlaron el 70% de la producción de crudo en Occidente. En ese período el valor del barril se mantuvo entre uno y dos dólares. La particular situación en la política petrolera Libia y el posterior golpe de Kadafi en el '69, con su nacionalización de algunas concesiones y suba de precio por barril, provocaron modificaciones en las políticas de los demás estados petroleros. El poder pasó de las siete compañías que manejaban el mercado a los estados y su cartel: la Organización de Países Exportadores de Petróleo. El precio llegó a 11,65 dólares por barril en enero de 1974. Esta cuadruplicación o sextuplicación del valor del crudo, asociada con un incremento de más del 30% en el volumen de las exportaciones de la OPEP del '70 al '73, causaron un repentino cambio de rumbo del movimiento financiero. Ministros de Economía, funcionarios de bancos centrales comenzaron una puja feroz con el sector privado -traficantes, vendedores de bienes suntuosos y bancos comerciales-, para captar una porción de los miles de millones de dólares en danza. Cerca de un 85% del excedente de los países miembros, según el año, derivó en aquel tiempo a Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países industrializados, lo cual representaba 400 mil millones. La banca recibió una inundación de "petrodólares", procedentes de los países de la OPEP, coincidentemente con inconvenientes económicos en los países industrializados por el aumento de los precios del crudo. Para suplir la baja en la demanda de créditos, la banca volcó su dinero hacia los países en desarrollo y los del Este. En semejante situación estructural, era no realista esperar que la creciente inflación debida a la importación de petróleo pudiera ser atacada subiendo las tasas de interés. Así que como los árabes comenzaron a comprar oro, inversionistas en todos los mayores mercados financieros comenzaron a correr hacia inversiones que compensaran la inflación. Documentos a corto término como letras de tesorería de los Estados Unidos por tres meses y otros valores ofreciendo mayor liquidez que las inversiones a largo plazo, estuvieron a la orden del día. Todo el mundo buscaba inversiones seguras con buenas ganancias, tratando de reinvertirlas rápida y más rápidamente, para obtener altas y más altas tasas de interés. Las corporaciones multinacionales, en muchos casos, podían ganar más dinero y de manera más segura. El manejo de una contabilidad internacional daba la posibilidad de comerciar divisas, decidir dónde invertirlas, y lo mismo con los beneficios, dividendos e inversiones. Esto les permitía balancear la depreciación que pudieran sufrir por molestarse en construir una fábrica para producir de todo en todas partes. Los bancos multinacionales en Nueva York, Londres, y el resto de Europa cargaban en sus libros enormes préstamos -que esperaban pudieran ser lucrativos-, de países en desarrollo como Turquía, Brasil, y muchos países africanos. Como las acciones petroleras de estos débiles países ascendieron un peldaño con la suba de precios de la OPEP, estos préstamos se tornaron inestables y tuvieron que ser renegociados. Si cualquiera de estos países no cumpliera con sus obligaciones, ello podría crear mayores quiebras de bancos o algo peor. Según un estudio de agosto del '83 de la Reserva Federal norteamericana, en ocho países deudores, entre el '74 y el '82, el segundo destino del dinero luego del servicio de la deuda, radicaba en la exportación de capitales privados. Fuente: Juan Daniel Perrotta APUNTES SOBRE ECOLOGÍA HUMANA Y URBANA EditArte DGtal E-books
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contaminación con mercurio: Efectos neurológicos

El mercurio en los medicamentos tradicionales