CAMBIO CLIMÁTICO: FUTURO NEGRO PARA LOS PÁRAMOS



CAMBIO CLIMÁTICO:
FUTURO NEGRO PARA LOS PÁRAMOS
Introducción: cambio climático
En 1988 fue creado, en el ámbito de Naciones Unidas, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) cuya función consiste en analizar, de forma exhaustiva, objetiva, abierta y transparente, la información científica, técnica y socioeconómica relevante para entender el riesgo que supone el cambio climático provocado por las actividades humanas, sus posibles repercusiones y las posibilidades de adaptación y atenuación del mismo. El IPCC no realiza investigaciones ni controla datos relativos al clima u otros parámetros pertinentes, sino que basa su evaluación principalmente en la literatura científica y técnica revisada y publicada por homólogos.
El rol del IPCC ha sido fundamental para entender la gravedad y la evolución que ha tenido el calentamiento global en las últimas décadas a través de sus periódicos informes. El más reciente informe del IPCC1 publicado en el año 2007 destaca que el promedio de la temperatura global durante los últimos 100 años (1906-2005) aumentó 0,74°C y que la cubierta de hielos permanentes y de nieve ha decrecido a escala global.
También señala que once de los últimos doce años (1995-2006) se ubican entre los más calurosos en el registro instrumental desde 1850. Según este informe existe nueva y contundente evidencia de que la mayor parte del calentamiento global observado en los últimos 50 años es atribuible a las actividades humanas. Esta influencia del hombre continuará cambiando la composición de la atmósfera en el siglo XXI y por lo tanto la temperatura del planeta.
En relación con las temperaturas globales, el año 2005 fue el más cálido del que se tenga registro, seguido por el 2007 y en tercer lugar por el año 1998. El IPCC (2007) prevé un aumento de la temperatura media global de entre 1,1 y 6,4°C hacia el 2100 según diferentes escenarios analizados.
El calentamiento del sistema climático es inequívoco según el IPCC y considera que “la mayor parte del aumento observado en las temperaturas medias mundiales desde mediados del siglo XX se debe muy probablemente al aumento observado de las concentraciones de gas de efecto invernadero de origen antropogénico”. La utilización de la expresión “muy probablemente”, en el vocabulario del IPCC, representa una certidumbre mayor del 90%.
La influencia humana a la que hace referencia el IPCC se debe básicamente a la quema de combustibles fósiles. Estas actividades producen un incremento de la concentración de gases de efecto invernadero (GEI2) en la atmósfera que alteran su equilibrio y tienden a calentar la superficie de la Tierra y de las capas bajas de la atmósfera. Existe en la actualidad un alto nivel de consenso acerca de que un aumento en la temperatura global de más de 2°C tendrá muy graves consecuencias. Entre otros impactos, se proyectan cambios a escala global y regional de la temperatura, de la precipitación y de otras variables climáticas, generando el derretimiento de grandes masas de hielo provocando así el aumento del nivel de los océanos; también se incrementará
la frecuencia e intensidad de fenómenos climáticos extremos como olas de calor, inundaciones y sequías, la expansión de diversas enfermedades por modificación del área de influencia de vectores transmisores y el colapso de numerosos ecosistemas, todos efectos que impactan seriamente en las actividades socio-económicas en todas las regiones del mundo.
Fuente: CAMBIO CLIMÁTICO:
FUTURO NEGRO PARA LOS PÁRAMOS
www.greenpeacecolombia.org
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

GLOSARIO DE SALUD AMBIENTAL EN ESPAÑOL - Ácido nítrico / Nitric acid