La contaminación ambiental del río Bogotá


La contaminación ambiental del río Bogotá
El río Bogotá nace a unos 3.400 m sobre el nivel del
mar en el Alto de la Calavera, ubicado en el municipio
de Villapinzón, al nororiente de Cundinamarca. Recorre
cerca de 370 km de longitud en dirección suroccidente
y desemboca en el río Magdalena, en el municipio
de Girardot, a una altura de 280 metros sobre el
nivel del mar.
En este recorrido, la cuenca del río Bogotá drena una
superficie de 599.561 hectáreas, siendo sus principales
tributarios los ríos: San Francisco, Sisga, Siecha,
Tibitó, Teusacá, Chicú, Juan Amarillo, Fucha, Tunjuelo,
Balsillas, Soacha y Muña en la cuenca alta y, Calandaima
y Apulo en su cuenca baja. Constituye así mismo
el eje fundamental y principal elemento del sistema
hídrico del Distrito Capital y actúa como límite occidental
de la ciudad y como elemento articulador entre
el área urbana y el área rural de la sabana.
El río Bogotá es la principal fuente hídrica de la sabana
de Bogotá y el receptor de los desechos domésticos
de los habitantes de Bogotá y de los municipios de la
sabana. El 90% de la carga contaminante del río llega
a través de los ríos Salitre o Juan Amarillo, Fucha y Tunjuelo.
Un 30% de este caudal proviene de la cuenca del Salitre,
un 39% del Fucha y un 21% del Tunjuelo,
estando compuesto el 10% restante por los aportes
combinados de las subcuencas de los humedales de
Torca, Conejera, Jaboque, Tintal y Soacha.
Debido a la magnitud y trascendencia nacional de
la problemática ambiental del río Bogotá y al impacto
sobre la región de la sabana de Bogotá, el Distrito
Capital se ha comprometido con la recuperación de
la cuenca media a través de un programa integral de
control en la fuente, recolección y tratamiento de las
aguas residuales. A través de la Secretaría de Ambiente,
se está ejecutando una estrategia integral de saneamiento
teniendo en cuenta que aproximadamente el
90% de la contaminación del río Bogotá es generada
por los vertimientos de las aguas residuales domésticas
y el 10% por los vertimientos industriales, que generan
la mayor cantidad de problemas de salubridad.
Un gran esfuerzo se dirige al control en la fuente con
el programa de Control y monitoreo de vertimientos
industriales. Paralelamente, se están ejecutando los
proyectos de Transferencia de tecnología a la pequeña
y mediana empresa–PYME y el Manejo y conservación
de las rondas de los ríos y humedales.
Fuente: Sistema Uno Grupo Santillana
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contaminación con mercurio: Efectos neurológicos

El mercurio en los medicamentos tradicionales