Especies amenazadas de la Comunidad de Madrid Anfibios y reptiles



Especies amenazadas de la Comunidad de Madrid
Anfibios y reptiles Este grupo de vertebrados tiene unas características especiales, bien diferenciadas de aves y mamíferos, algunas de las cuales les hace especialmente vulnerables a bruscos cambios en el medio, como su limitada capacidad de movimiento o que la mayoría de las especies están muy ligadas al medio acuático, al menos en algún momento de su ciclo vital. Nuestro país es muy rico en herpetofauna, contando además con gran cantidad de endemismos (especies que surgieron aquí y no se encuentran en otros lugares), que suponen cerca del 25% de las especies presentes, tanto en la península como en Baleares y Canarias. Aunque los incluimos en el mismo apartado, los anfibios y reptiles son dos clases de vertebrados bien diferenciados. Anfibios Ponen huevos sin cascara, rodeados de una cubierta gelatinosa, y las larvas que nacen de ellos son acuáticas. Al final de su desarrollo larvario, los anfibios sufren una drástica metamorfosis y abandonan el agua. La metamorfosis es un proceso regulado por hormonas que provoca cambios profundos en la morfología y fisiología de la larva del anfibio, hasta generar un individuo juvenil ya muy similar al adulto. Estos cambios implican desde el desarrollo de extremidades o la pérdida de la cola, hasta el paso de respiración mediante branquias a respiración pulmonar, todos ellos encaminados a que el individuo pase de la vida acuática a la terrestre. En nuestro país hay dos clases diferenciadas de anfibios: • Urodelos (anfibios con cola en estado adulto), como salamandras y tritones. • Anuros (anfibios sin cola en estado adulto), representados por ranas y sapos. ¿SABÍAS QUE… en los anfibios es tan importante la piel como órgano respiratorio que algunas especies han perdido evolutivamente los pulmones y las branquias, realizando la respiración tanto acuática como terrestre exclusivamente a través de ella? La metamorfosis, en el caso de las larvas de anuros (conocidas como “renacuajos”), es especialmente llamativa, pues son morfológica, fisiológica y ecológicamente muy diferentes de los adultos. En urodelos, sin embargo, el estadio larvario es relativamente parecido al adulto. En Madrid podemos encontrar al menos 15 especies de anfibios, de los cuales podemos destacar por su interés los siguientes: Tritón Alpino (Triturus alpestris) Tritón de mediano tamaño, su longitud no suele rebasar los 10 cm. Su cabeza es ancha, de hocico redondeado, y su cola está aplanada lateralmente. Los machos presentan el dorso azulado y el vientre naranja intenso, mientras que las hembras son generalmente menos llamativas. En época de celo, los machos desarrollan unas crestas que recorren todo el cuerpo, de colores muy llamativos. Es posible encontrarlo en diversos tipos de hábitats, principalmente en zonas de media y alta montaña. Para su reproducción eligen todo tipo de medios acuáticos, desde fuentes y pilones hasta lagos de montaña. En determinadas circunstancias, pueden permanecer todo el año en el agua. En nuestra Comunidad, su distribución está limitada al macizo de Peñalara, donde parece que fue introducido en la segunda década del siglo XX. Las poblaciones de Madrid parecen en buen estado de conservación, aunque están muy aisladas, pero en el resto de su distribución española se ha observado un descenso sustancial de los efectivos. Es el más escaso de nuestros tritones, siendo sus principales amenazas la alteración del hábitat y la introducción de especies alóctonas, fundamentalmente de peces. Fuente: Especies amenazadas de la Comunidad de Madrid Textos: Brinzal Diseño: De••Dos, espacio de ideas
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contaminación con mercurio: Efectos neurológicos

El mercurio en los medicamentos tradicionales