Reciclaje de plásticos: PVC


Reciclaje de plásticos: PVC
El PVC es un plástico que se puede reprocesar fácilmente y con métodos caseros,
como no necesita un tratamiento especial. Los productos de PVC reciclado son recipientes para productos no alimenticios, manguera, productos moldeados como juguetes de niño (estos se deben considerar con cuidado, ya que los niños tienen la costumbre de tomar en la boca sus juguetes, lo que no se debe hacer con el PVC ni virgen ni reciclado), productos de uso sanitario etc.
En las grandes ciudades existe un mercado para el PVC reciclado. Requiere una muy buena clasificación porque no debe ser mezclado con PEHD, PELD, PP o PET.
PELD
El PELD es el plástico que tiene más mercado, ya que es fácil a procesar. Es posible procesarle con equipo casero y existen muchos talleres pequeños y medianos que elaboran productos de PELD reciclado. Los productos más comunes son mangueras
de aguas servidas y las fundas negras.
Para procesar el PELD, se necesita solamente la clasificación manual, lavaje, granulación y peletización.
PP
El PP reciclado generalmente se utiliza para productos que no requieren una calidad muy alta (pilotes, postes, muebles de jardín etc.). Muchas veces ya el producto original de PP es mezclado con PEHD. Es posible mezclarlo hasta un 10 – 13 % con el regranulado de PEHD.
Debido a las posibilidades restringidas de producción con PP reciclado, el mercado
para este material también es limitado. Especialmente en las ciudades pequeñas generalmente no se encuentran talleres que procesan este material, aunque su procesamiento no necesita inversiones mayores o tecnología avanzada.
Espumaflex (PS)
El espumaflex se puede distinguir en dos categorías:
- La espuma fina, como se utiliza en platos desechables, embalaje de carne, frutas o
verduras en algunos supermercados y folio de espuma
- La espuma gruesa con granulado de 2 – 4 mm de diámetro, que se utiliza como material amortiguador en embalajes de electrodomésticos y otros productos frágiles.
Estos dos tipos de espumaflex necesitan diferentes tratamientos para el reciclaje. La espuma fina debe pasar por un proceso de lavado, secado, granulación y peletización, para después ser reutilizado como espuma aislante, producción de juguetes, recipientes para productos no alimenticios y productos de moldeado.
La espuma gruesa se puede recuperar en un proceso completamente manual, rompiéndola en sus gránulos y después utilizándola como material de relleno para productos diferentes. En Loja, esta técnica de reciclaje se aplica para la producción de juguetes. Además es posible reutilizarla sin cualquier tratamiento para embalaje de productos gruesos y frágiles. La espuma gruesa puede también pasar por un proceso semi- mecanizado. En este caso se rompe anteriormente sin calor,
después se riega con agua y se corta en pelets /8/.
Un problema con el reciclaje de la espuma es que se puede reciclar solamente en lugares donde no se requiere un transporte a larga distancia hacia la fabrica o el taller procesador. La espuma es muy liviana y no es factible compactarla como se puede hacer con los otros plásticos porque se dañan los gránulos.
Fuente: El Reciclaje
Oportunidades Para Reducir la Generación de los
Desechos Sólidos y Reintegrar Materiales
Recuperables en el Círculo Económico
Eva Röben
Municipio de Loja/ DED (Servicio Alemán de Cooperación Social-Técnica)
Loja, 2003
____________________________________________________________________________________________
DED Ecuador Ilustre Municipalidad de Loja
www.ded.org.ec www.municipiodeloja.gov.ec
02-22 29 319 07- 570 407
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

GLOSARIO DE SALUD AMBIENTAL EN ESPAÑOL - Ácido nítrico / Nitric acid