Introducción a la Contaminación por Mercurio


Introducción a la Contaminación por Mercurio
para las ONG
2. Introducción al mercurio en el
medio ambiente
El mercurio es un elemento natural cuyo símbolo químico es Hg. Esta
abreviatura viene de la palabra griega hydrargyrum, que significa plata
líquida. En su forma pura, el mercurio es un metal blanco-plateado, líquido
a temperatura y presión estándar. En diferentes contextos, al mercurio se
le llama con frecuencia azogue, mercurio metálico o mercurio líquido.
Comunmente, sin embargo, el mercurio puro se denomina mercurio
elemental.
Debido a que el mercurio elemental tiene una alta tensión superficial,
forma gotas pequeñas, compactas y esféricas cuando es liberado en el
medio ambiente. Aunque las gotas mismas son estables, la alta presión del
vapor del mercurio, comparado con otros metales, hace que el mercurio
se evapore. En lugares cerrados el mercurio puede constituir un riesgo
por inhalación. Al aire libre el mercurio elemental se evapora y entra en la
atmósfera.
El mercurio es un elemento y no puede ser creado por el hombre ni
puede ser destruido. El mercurio es liberado en el medio ambiente por las
erupciones volcánicas y existe de manera natural en la corteza terrestre,
a menudo en forma de sales de mercurio, como el sulfuro de mercurio.
El mercurio está presente en muy pequeñas cantidades en los suelos no
contaminados, a una concentración promedio de alrededor de 100 partes
por mil millones (ppmm) [ppb, en la nomenclatura anglosajona: parts per
billion]. Las rocas pueden contener mercurio en concentraciones de entre
10 y 20.000 ppmm. Muchos diferentes tipos de actividades humanas
remueven el mercurio de la corteza terrestre con algún propósito, y esto
conduce a que el mercurio sea liberado en el medio ambiente en general.
Se puede producir mercurio elemental para uso humano a partir de un
mineral llamado cinabrio, que contiene altas concentraciones de sulfuro
de mercurio. También puede producirse mercurio elemental como un
subproducto de la minería y refinación de metales como cobre, oro, plomo
y zinc. El mercurio también puede recuperarse mediante operaciones de
reciclaje y a veces se obtiene del gas natural o de otros combustibles fósiles.
Se ha calculado que aproximadamente un tercio del mercurio que circula
en el medio ambiente mundial se produce en forma natural, y que
aproximadamente dos tercios fueron liberados originalmente en el medio
ambiente como resultado de la actividad industrial y otras actividades
humanas. Además de las erupciones volcánicas, las fuentes naturales
de mercurio incluyen la erosión de las rocas y los suelos. La cantidad de
mercurio que se encuentra circulando en la atmósfera, los suelos, lagos,
arroyos y océanos del mundo ha aumentado por un factor de entre dos
y cuatro desde el inicio de la era industrial. Como resultado de ello, los
niveles de mercurio en nuestro medio ambiente son peligrosamente altos.
Varios tipos de actividades humanas liberan mercurio en el medio ambiente.
El mercurio está presente en los combustibles fósiles, los minerales
metálicos y otros minerales. Cuando se quema carbón, mucho de su
contenido de mercurio entra en el medio ambiente. Cada vez que la gente
produce y utiliza mercurio en forma intencional, gran parte de ese mercurio
eventualmente se volatilizará en la atmósfera. En la actualidad, el mayor
uso intencional del mercurio corresponde a la actividad de los mineros
de oro artesanales y de pequeña escala. Los compuestos de mercurio se
usan también, ocasionalmente, como catalizadores o alimentadores en
la fabricación de productos químicos y en otros procesos industriales.
Finalmente, el mercurio y los compuestos de mercurio están presentes en
numerosos tipos de productos de consumo y productos industriales.
Después que el mercurio entra al aire, se mueve con el viento y
eventualmente cae de regreso a la tierra. En el aire el mercurio puedo viajar
ya sea a una distancia corta como a una larga antes de caer nuevamente a
la tierra; incluso puede circunvolar todo el globo. Una parte del mercurio
que cae en el océano o sobre la tierra se revolatilizará, viajará de nuevo con
el viento y caerá otra vez a la tierra en algún otro lugar. El mercurio que
cae sobre la tierra y no se volatiliza, probablemente se unirá a materiales
orgánicos. Una parte queda atrapada en la turba o en los suelos. El resto
se escurre eventualmente hacia los arroyos y los ríos y luego hacia los
lagos y los océanos. En el medio ambiente acuático, el mercurio elemental
probablemente quedará unido al sedimento y luego será trasportado por las
corrientes marinas o fluviales. Una parte del mercurio permanece disuelta
en la columna de agua. En los sistemas acuáticos, los microorganismos
presentes allí de manera natural pueden transformar el mercurio en
metilmercurio, un compuesto organometálico que es más tóxico a dosis
bajas que el mercurio en estado puro. El metilmercurio pasa a formar parte
de la cadena alimentaria acuática, se bioacumula y se biomagnifica y de esta
manera puede ser transportado posteriormente por las especies migratorias.
Fuente: Introducción a la Contaminación
por Mercurio para las ONG
Por Jack Weinberg
Asesor Experto en Política Pública
Red Internacional de Eliminación de los Contaminantes
Orgánicos Persistentes (IPEN)
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contaminación con mercurio: Efectos neurológicos

El mercurio en los medicamentos tradicionales