Introducción a la Contaminación por Mercurio para las ONG


Introducción a la Contaminación por Mercurio
para las ONG
La Red Internacional de Eliminación de los contaminantes
orgánicos persistentes (IPEN) es una red mundial de
organizaciones de salud y medio ambiente trabajando en más de
un centenar de países. La red fue fundada originalmente para
promover la negociación de un tratado mundial para proteger la
salud humana y el medio ambiente de una clase de productos
químicos tóxicos llamados Contaminantes Orgánicos
Persistentes (COPs). Luego, tras la adopción por los
gobiernos del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes
Orgánicos Persistentes, IPEN amplió su misión más allá de
los COPs y ahora apoya los esfuerzos locales, nacionales,
regionales e internacionales para proteger la salud y el
medio ambiente de los daños causados por la exposición a
sustancias químicas tóxicas.
--------------------------------------------
1. Prólogo
Este es un libro acerca del mercurio, un contaminante ambiental tóxico.
Ofrece información sobre la contaminación con mercurio y los daños que
causa a la salud humana y al medio ambiente. Este libro presenta también
las principales fuentes de contaminación con mercurio y llama a la sociedad
civil a realizar esfuerzos a nivel local, nacional y mundial destinados a
lograr el control de las actividades humanas que liberan mercurio en el
medio ambiente. El libro pone atención especial en las actuales discusiones
y negociaciones intergubernamentales orientadas a establecer un convenio
mundial de control del mercurio, e incentiva a las organizaciones no
gubernamentales (ONG) y a otras organizaciones de la sociedad civil (OSC)
para que se involucren en el proceso del convenio.
El mercurio es un contaminante mundial. Cuando el mercurio es liberado
en el medio ambiente, se evapora, viaja con las corrientes de aire y luego cae
nuevamente a la tierra, algunas veces cerca de la fuente original y otras veces
muy lejos. Cuando el mercurio entra en el medio ambiente acuático, los
microorganismos pueden transformarlo en metilmercurio, un compuesto de
mercurio que es más tóxico a dosis bajas que el mercurio elemental.
El metilmercurio que se encuentra en el medio ambiente pasa a formar
parte de la cadena alimentaria. Los pequeños organismos acuáticos
ingieren metilmercurio proveniente del medio ambiente que los rodea.
A su vez, estos pequeños organismos sirven de alimento a los peces y
otros organismos acuáticos más grandes. Como resultado de esto, el
metilmercurio se biomagnifica, concentrándose cada vez más a medida
que el contaminante asciende por la cadena alimentaria. Los mamíferos
marinos, las aves y otros animales que se alimentan de peces pueden
terminar altamente contaminados con metilmercurio. Por lo general, las
concentraciones más altas se encuentran en los animales más grandes y
viejos. La gente que consume regularmente pescado o animales que comen
pescado, también pueden llegar a estar lo suficientemente contaminados
con metilmercurio como para que su salud se vea afectada. La madre
traspasa al feto en desarrollo el mercurio que se ha acumulado en su
cuerpo. Los fetos, al igual que los lactantes y los niños, son particularmente
susceptibles al daño causado por la exposición al mercurio.
Fuente: Introducción a la Contaminación
por Mercurio para las ONG
Por Jack Weinberg
Asesor Experto en Política Pública
Red Internacional de Eliminación de los Contaminantes
Orgánicos Persistentes (IPEN)

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contaminación con mercurio: Efectos neurológicos

El mercurio en los medicamentos tradicionales