Grifos


Grifos
De los grifos fluye el agua sin darnos cuenta de
cómo se desperdicia. Por ello, los dejamos
abiertos tranquilamente mientras nos cepillamos
los dientes o nos enjabonamos, esperamos a que
se enfríe o se caliente tranquilamente, etc.
También existe diferencia entre la ducha y el baño.
Concretamente en el baño se derrocha el doble de
agua que en la ducha. En ambas situaciones sería
conveniente taponar la bañera para utilizar al
máximo el agua ya vertida.
¿Tú qué puedes hacer?
► No dejes el agua correr cuando no es
necesario, por ejemplo cuando te cepillas los
dientes, etc.
► Dándote una ducha gastarás menos
agua que dándote un baño: procura no tardar
mucho y no le des muy fuerte al agua, no hace
falta.
► Tapona en cualquier caso la bañera
para no desperdiciar el agua sobrante.
Fuente: CUADERNO DE ECOLOGÍA CASERA
Agencia de Mediación Social Comunidad de Madrid
Proyecto EQUAL Mass-Mediación
Madrid, mayo 2004
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contaminación con mercurio: Efectos neurológicos

El mercurio en los medicamentos tradicionales