Ecología urbana y humana


APUNTES SOBRE ECOLOGÍA HUMANA Y URBANA
La revolución tecnológica, no deberá ser gerenciada en el futuro por los políticos, que consideran la guerra como imprescindible para disminuir el exceso de población humana. Los políticos deberán cumplir sólo un servicio secundario, a modo de una azafata, que supervisa con cortesía que los pasajeros se ajusten los cinturones para el gran despegue mundial.
En la visión de la economista, futurista y asesora de gobiernos y ONG's Hazel Henderson, la acción civil, la autoayuda local, y el mitin ciudadano, es una saludable respuesta a las dudas de que los dinosaurios gubernamentales y las corporaciones de tigres del papel y su burocracia puedan continuar administrando nuestros asuntos desde tan grandes y rarificadas alturas de abstracción: ilusiones estadísticas manipuladas tales como "promedio de productividad", "ingreso per cápita", índices de "inflación" y "niveles de desempleo". Según ella, los ciudadanos ven claramente que este tipo de gobiernos, excesivamente abstractos y de administración corporativa han perdido el contacto con la realidad.
La acción civil está fuertemente incorporada en amplios sectores de la sociedad en Estados Unidos. En Latinoamérica, con buena voluntad, quizá estemos en los albores. La dictaduras y gobiernos represivos o que empobrecen a la sociedad hasta desmovilizarla se encargan de limpiar los sectores progresistas, que puedan sentirse tentados a creer que el poder pertenece al pueblo y éste lo delega en sus representantes. La impunidad que rodeó los crímenes cometidos en Argentina, Uruguay, Chile, Paraguay, existe también en países en los que hay instaladas democracias formales, como México, donde la carga de violencia desde el poder se patetiza en los medios de comunicación, en los que un secretario de seguridad del Distrito Federal, al asumir, gatilla un arma sonriendo frente a las cámaras, porque él va en su gestión a “acabar con el delito”, o en la frontera norte, en la que el crimen tiene carta blanca. Las sociedades latinoamericanas no creen en la justicia, porque no la han experimentado.
La simpatía por la derecha fascistoide es vista en nuestros países como una inclinación lícita y natural, todo lo que está relacionado con la izquierda se relaciona con la debilidad moral, y se presupone de quienes la profesan una elevada criminalidad.
Las ideologías autoritarias están fuertemente presentes en el seno de las Fuerzas Armadas, y muchos están imbuídos de una mística mesiánica de defensa del ser nazional. Si bien esto ya es base suficiente para el autoritarismo, las raíces son más profundas y enraizan en las clases dirigentes y el pueblo.
Los partidos políticos son en América Latina el espacio virtual -y real- donde los grupos de poder económico-político realizan su eterno contubernio con el poder internacional.
En la Argentina, luego de la manipulación de la economía que "derrocó" al gobierno de Raúl Alfonsín, con una inflación de cerca del 2000%, el gobierno democrático que subió en el '89 asumió un sesgo filofascita, que se entreveía desde la campaña electoral previa, en la que se propugnaba la implantación de la pena de muerte a los narcotraficantes, en tanto que allegados a la familia presidencial y gente de su gobierno estaban bajo presunción estar vinculados al lavado de narcodólares. La concentración del poder, el gobernar por decreto y la sumisión a las cúpulas económicas mundiales, demostraron que se estaba bajo un nuevo modelo de gobierno que, desgraciadamente, no se podía calificar de democracia. Las pautas de gobierno no las da el pueblo, sino el poder económico, local y mundial.
Fuente:Juan Daniel Perrotta
APUNTES SOBRE ECOLOGÍA HUMANA Y URBANA
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Contaminación con mercurio: Efectos neurológicos

El mercurio en los medicamentos tradicionales